sábado, 26 de febrero de 2011

Un buen Brunch en Madrid.

El brunch, algo común en nuestras vidas, es un término americano que viene de la unión de breakfast y lunch. Podéis imaginar que es un nuevo concepto de comida entre la hora del desayuno y del almuerzo. Pero, a decir verdad, no es nada nuevo ya que en España de siempre ha existido el tentempié de media mañana, obviamente no tan abundante. No obstante, no tengo nada que reprochar a los americanos y menos en el horario de las comidas con el que me siento igual de cómodo que con el español, mucho más tardío y espaciado.

En Madrid es fácil encontrar muchos sitios de brunch. Podemos ir a un brunch espectacular en la azotea del Hotel ME Santa Ana o a un brunch más sofisticado y elegante en el Hotel Ritz. También han surgido nuevos restaurantes en el Barrio Malasaña que ofrecen una especie de brunch a precios asequibles. 

Otro restaurante que tiene un maravilloso brunch es Café Oliver que está en el Barrio de Chueca. Este local situado en la calle Almirante con Conde de Xiquena. Sus inicios datan desde 1966 pero los actuales dueños del lugar Frédéric y Karim compraron y renovaron el lugar en 2002. 



No admiten reservas así que llegamos a la una para poder tener sitio. A pesar de la hora tuvimos que esperar y como nosotros mucha gente que se aglutinaba en la entrada del restaurante. Sin duda esto fue lo más negativo del lugar.

                                       

Consideramos que se trata de un brunch muy completo que empieza con un zumo de naranja o melón, está última opción muy recomendable. Acompañado de bollería fancesa, café o té y un actimel.


En el brunch de Café Oliver no podían faltan los famosos huevos benedictinos, plato obligado en el brunch neoyorquino. Así como otros dos platos iniciales de huevos mucho más flojos que eran los huevos revueltos con hiervas y fritos con bacon. Los huevos bénédictine que hacen en Café Oliver están muy bien, sin duda, el mejor plato de huevos del brunch.




Como principales tienen para elegir la ensalada caesar, una ensalada tropical y una cheeseburguer. De estos destacamos la cheeseburguer que es muy aceptable. En los principales notamos la falta de algún plato más característico del brunch como el salmón dorado con acompañamiento fijo en Pastis y Balthazar


Sobre el estilo, he de decir que intenta imitar al concepto New York pero le falta un poco. La luz del lugar es escasa desaprovechando la luz que Madrid brinda los sábados y domingos por el mediodía. Pero sin lugar a dudas el precio es muy proporcionado a lo que sirven, 25 €. 

Café Oliver
Calle Almirante 12
Barrio de Chueca
915217379
Brunch: 25€
Valoración: 13/20

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada